Jueves, 16 Noviembre 2017 00:10

Beneficios de la psicoterapia online

Written by
Rate this item
(1 Vote)

 

Actualmente se han desarrollado con éxito varios programas y dispositivos con el ánimo de promocionar, monitorizar y mejorar el estado de salud mental de las personas por medio de las TIC. Es por ello, que se considera que estas iniciativas son el comienzo de una serie de acciones que desencadenarán cambios positivos en la psicología como disciplina, derivando en una mejor atención para los clientes (Botella, Baños, García Palacios, Quero, Guillén y Maco, 2007).

 

Uno de esos cambios que se vienen presentando es el auge de la psicoterapia online, que, como dijimos en un artículo anterior, es la atención especializada y de carácter profesional, que se realiza a por medio de las TIC buscando conectar a los profesionales cualificados de la salud mental con sus clientes.

 

Varios autores (Laszlo, Esterman, & Zabko, 1999; Christensen y Griffiths, 2003; Chang & Yeh, 2003; Taylor & Luce, 2003; Litz, Williams, Wang Bryant & Engel, 2004) han estudiado las ventajas y beneficios que surgen del uso de esta forma de intervención. Dentro de las que se reportan respecto a la psicoterapia convencional se destacan:

 

  • Es adecuada para personas que se beneficiarían de apoyo psicológico en asuntos no clínicos o patológicos pero que se encuentran ligados a crisis vitales (nacimiento de los hijos, nido vacío, menopausia), cambios, desempleo y situaciones de la vida diaria como el seguimiento de un tratamiento médico, dejar de fumar, volver al trabajo después de una baja, de un infarto, post-cirugías, etc.. (Trujillo Borrego, 2005).

 

  • Mayor acceso a la salud mental de las zonas geográficas remotas, incluidas zonas rurales u otros países y la facilitación de la comunicación (Suler, 2000; Tate & Zabinski, 2004), con la confianza que en cada sesión el terapeuta cumplirá con la confidencialidad, privacidad e intimidad que rige la ética psicológica (http://psychcentral.com/archives/n102297.htm).

 

  • Facilita el screening (detección sistemática o tamizaje) de casos que necesitarían ayuda psicológica y que no asistirían a los servicios de salud mental de otra manera.

 

  • Reducción en el costo de las sesiones, ya que al ser a través de Internet, no se torna oneroso el costo del mantenimiento de un consultorio.

 

  • Reducción en los desplazamientos, pues disminuye las fronteras espaciotemporales que, en ocasiones, resultan una limitación tanto para el paciente como para el terapeuta, ofreciendo inmediatez (Schultze, 2006; Suler, 2000; Tate & Zabinski, 2004; Trujillo Borrego, 2005; Vallejo & Jordán, 2007).

 

  • Mayor comodidad, puesto que la persona se puede conectar desde el lugar que desee, ahorrando tiempo y ofreciendo una mayor flexibilidad en la agenda.

 

  • Permite mantener el setting o ajuste al garantizar la continuidad del tratamiento debido a la omnipresencia de Internet.

 

  • Facilita la creación de grupos de soporte para poblaciones sub-atendidas. Indicado predominantemente para personas con enfermedades o discapacidades que presentan dificultad para vincularse a grupos de apoyo terapéutico “en persona”. También fomenta espacios para personas con patologías poco frecuentes.

 

  • El dialogo terapeuta-paciente puede observarse “cara a cara” y escucharse en tiempo real a través de la tecnología de la multimedia de internet.

 

  • Funciona muy bien para aquellos que se encuentran motivados por el “anonimato” que ofrecen las TIC, sumado a la sensación de invisibilidad y refugio, que genera a un sentimiento subjetivo de protección y seguridad. Este “Anonimato Psicológico”, posibilita compartir con un extraño temas muy personales con mayor facilidad de lo que sería en un encuentro cara a cara inmediatez (Schultze, 2006;Tate & Zabinski, 2004; Vallejo & Jordán, 2007).

 

  • La reflexión a la que puede llegar el paciente al comunicarse por escrito puesto que, una vez se ha establecido un contacto permanente entre terapeuta y paciente, ambos entran en la denominada “zona de reflexión” (Suler, 2000).

 

  • La comunicación asincrónica (como e-mail o foros) proporciona tanto al cliente como al terapeuta la oportunidad de elaborar con mayor profundidad lo que se va a decir, incrementando la claridad en la comunicación y posibilitando intervenciones más incisivas para ir al núcleo del problema, ayudando a los participantes prestar más atención al proceso mientras aún se mantiene el diálogo (Rochlen, Zack & Speyer, 2004), además sirve para que el paciente note las contradicciones en las creencias que sostiene sin la necesidad de que el terapeuta tenga que marcárselas (Murphy & Mitchell, 1998).

 

  • Las intervenciones pueden ser almacenadas y, tanto paciente como terapeuta, pueden recurrir a ellas cuando lo requieran, facilitando el del tratamiento, el monitoreo y seguimiento de la evolución del paciente ( (Rochlen, Zack & Speyer, 2004; Schultze, 2006; Suler, 2000; Tate & Zabinski, 2004; Trujillo Borrego, 2005; Vallejo & Jordán, 2007).

 

  • Alternativa de seguimiento detallado en las etapas finales de un proceso terapéutico “en persona” a manera de apoyo y complemento.

 

Referencias

 

  • Botella, C., Baños, R., García Palacios, A., Quero, S., Guillén, V. & Pons, A. (2007). La utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en psicología clínica, UOCpapers, 4, 32-41.
  • Chang, T., & Yeh, C. (2003). Using online groups to provide support to Asian American men: Racial, cultural, gender, and treatment issues. Professional Practice: Research and Practice, 34(6), 634-643.
  • Christensen, H., y Griffiths, K. (2003). The Internet and mental health practice. Evidence Based Mental Health, 6, 66-69
  • Laszlo, J.V. , Esterman, G. y Zabko, S. Therapy over the Internet? Theory, Research & Finances. CyberPsychology & Behavior. 1999; 2 (4):.293-307.
  • Litz, B., Williams, L., Wang, J., Bryant, R., & Engel, C. (2004). A therapist-assisted internet self-help program for traumatic stress. Professional Psychology: Researc and Practice, 356, 628-634.
  • Murphy, L y Mitchell, D.L. When writing helps to heal: e-mail as therapy. British Journal of Guidance and counselling. 1998; 26 (1): 21-32.
  • Rochlen, A. B., Zack, J. S., Speyer, C. (2004). Online Therapy: Review of Relevant Deinitions, Debates, and Current Empirical Support, Journal of Clinical Psychology, 60(3), 269-283.
  • Schultze, N. (2006). Success Factors in Internet-based Psycho- logical Counseling, CyberPsychology & Behavior, 9(5), 623-626.
  • Suler, J. R. (2000). Psychotherapy in Cyberspace: A 5-Dimensio- nal Model of Online and Computer-Mediated Psychotherapy, CyberPsychology & Behavior, 3(2), 151-159.
  • Taylor, C., & Luce, K. (2003). Computer-and Internet-based psychoterapy interventions. Current Directions in Psychological Science, 12(1), 18-22.
  • Tate, D. F. & Zabinski, M. F. (2004). Computer and Internet Appli- cations for Psychological Treatment: Update for Clinicians, Journal of Clinical Psychology, 60(2), 209-220.
  • Trujillo Borrego, A. (2005). Nuevas tecnologías y Psicología. Una perspectiva actual, Apuntes de Psicología, 23(3), 321-335.
  • Vallejo, M. A. & Jordán, C. M. (2007). Psicoterapia a través de Internet, Boletín de Psicología, 91, 27-42.

 

Read 173 times

Latest from Edna Barbosa

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.